Mi pensamiento apunta a oriente
y mi corazón, en tu mirada,
se enciende cual llama agazapada
al resplandor del sol naciente.