… Bonito lugar. Hace algo de calor. Me quitaré la sudadera que traigo puesta. Según recuerdo no la traía puesta cuando inicié el recorrido que me trajo hasta aquí. Eso no tiene sentido; pues si la traigo puesta es porque me la puse yo mismo. No hay más. Sin embargo, creo tener la certeza de que yo no me la coloqué. ¿Será que me estoy volviendo loco? Si me la puse yo mismo estoy loco por no recordarlo, y si no lo hice, estoy loco pues no me di cuenta de cómo es que llegué a traerla puesta. No, no estoy loco. Ahora que me doy cuenta no traigo nada puesto que me pueda quitar por el calor.

¡Demonios! ¡Qué calor! Comienza a hacerse más intenso. Si tan sólo… Si tan sólo cesara. Debo concentrarme en que no hace calor. Eso es todo lo que tengo que hacer. Eso puede funcionar. Después de todo, eso siempre funciona. Todo está en mi mente. No existe el calor, como no existía la sudadera que traía puesta. Todo es una mentira. No sé por qué hace eso. A veces parece que se sale de mi control. De hecho sucede todo el tiempo No debería ser así. La imaginación… ¡Qué tontería! Me concentraré.

Hace demasiado calor. El sudor sale por todos mis poros. Qué real parece. Pero no puedo caer en la trampa. ¡Por supuesto que no puede hacer calor! No aquí. No en mis dominios. Todo es una farsa, no es verdad. Esto no es sudor. No puede serlo. La realidad del sudor sería lo único que podría convencerme de que el calor es real; pero no lo es. Ni el calor ni el sudor. ¡Claro que no!