Y cuando despertó, el dinosaurio ya no estaba ahí… pero tampoco sus piernas.