En un futuro, quizá, todos podremos ser artistas. Buena parte de los eruditos que reflexionan sobre el arte afirma que el arte es perfección técnica lograda a partir del conocimiento de los principios claros y distintos que tienen a bien mostrar las fórmulas matemáticas universalmente aplicables de la belleza. De las vides de estos eruditos ha salido esa postura que ve belleza en las perfecciones del diseño, por las que un cuerpo humano, una flor y la columna de un templo encuentran la belleza. Confían, al fin arteros, en la segura enseñanza de los principios del arte, y por ella en el futuro dominio del mundo decorado.

Sin embargo, la admiración embelesada por la perfección técnica no es suficiente para la comprensión de lo bello del arte. Según cuenta Pérez Páez, en su muy ilustre Libro de las cosas pequeñas, la admiración que los antiguos griegos sentían ante las esculturas de Dédalo tenía un origen tan distinto como los admirados mismos: mientras unos –a quienes él llama maquinofílicos– se maravillaban de que las estatuas se movieran; otros, en cambio, se maravillaban de que hubiese podido esculpir plata viva. Para los primeros, lo importante de las esculturas era el diseño; para los segundos las obras en su completa complejidad hilemórfica. No hay fórmulas de la belleza, porque el arte no la expresa. Lo bello no es una cualidad del gusto, es una excelencia. No hay diseño para el arte, porque tampoco hay fórmula definitiva para la virtud. Es tan absurdo creer que lo definitorio del arte es el diseño que busca expresar la belleza, como lo sería haber esculpido el David en barro tlaquepaquense.

Námaste Heptákis

Ejecutómetro 2011: 662 ejecutados en la guerra contra el narco (hasta el 19 de enero).

Sabiduría contemporánea: “Si no hay un verdadero cambio, las cosas no van a cambiar en el país”. AMLO, 19 de enero de 2011.

Coletilla: ¿Por qué no ha dicho nada sobre las narcomansiones el alcalde priista de Huixquilucan? ¿Será que ya está en precampaña? Además, dicen que el PRI Edomex ya tiene un esquirol en el PAN.