Este poeta amafiado

media Europa ha recorrido.

Se nos fue sobresaltado

y volvió sobrecogido.

Salvador Novo

*

Es que hace tanto tiempo

de la última

vez, que

ahora, francamente

ya no sé qué escoger.

Elías Nandino

*

Ya no hay sumas, ya no hay restas

ni tampoco divisiones:

sólo multiplicaciones

sobre las camas de Mestas.

José Juan Tablada

*

Cuando tu madre te parió cornudo,

fue tu planeta un cuerno de la luna;

de madera de cuernos fue tu cuna,

y el castillejo un cuerno muy agudo.

 

Gastaste en dijes cuernos a menudo;

la leche que mamaste era cabruna;

diote un cuerno por armas la Fortuna

y un toro en el remate de tu escudo.

 

Hecho un corral de cuernos te contemplo;

cuernos pisas con pies de cornería;

a la mañana un cuerno te saluda.

 

Los cornudos en ti tienen un templo.

Pues, cornudo de ti, ¿dónde caminas

siguiéndote una estrella tan cornuda?

Francisco de Quevedo

*

Lo lleva el hombre por delante,

lo saca con mucho recelo,

se le para de vez en cuando,

tiene cabeza y también pelo.

¿Qué es?

*

Espero, lector, tu literaria contribución.