Perdí mi reina en una mala jugada.

Con ella perdí la vida,

el reino,

la cordura.

Un alfil no pudo ante el paso de los caballos

y las torres cayeron ante lo inevitable.

Los peones callaban.

Mi corona blanca trocose del color del ébano

y la muerte asistió al evento vestida de carmesí.

Anuncios