Tu rostro fuego

presente en el recuerdo

es como un haikú