Para Gerardo Ordaz,

que comparte las dudas.

Entre las voces que afanosamente claman la piedad gubernamental ante el desastre educativo nacional hay algunas que, jactando su probidad, pretenden exhibir la única solución posible: mejorar el sistema educativo. Acordes a su fin, aquellas voces explican que la educación será mucho mejor cuando los maestros estén mejor preparados y que por lo mismo la revisión, supervisión y actualización constante de la capacitación docente es un paso notable en la mejoría de la educación nacional. Mínimamente razonan lo siguiente: maestros mejor preparados preparan mejor a los estudiantes y por tanto los estudiantes mejor preparados serán en el futuro mejores maestros que prepararán aún mejores estudiantes… Inmersos en las vueltas de la espiral del progreso, y quizá peligrosamente turbados, no logran ver una diferencia fundamental en cuanto al análisis de la educación: no es lo mismo el sistema educativo que la educación.

Entre las muchas diferencias del sistema educativo y la educación considero que tres son fundamentales. En primer lugar, el sistema educativo es un órgano adecuado a la medición y estandarización orientadas al manejo estadístico de las cifras de índices educativos; mientras que la educación, en tanto proceso individual de autoconocimiento, elude las medidas y los estándares, pues es esquiva a las comparaciones. El sistema educativo es una maquinaria para la rendición de cuentas; la educación es un estado individual. En segundo lugar, el sistema educativo se mueve a partir de la promesa de ascenso en la pirámide burocrática -ya sea laboral, ya del sistema educativo mismo- mediante la inversión en capital curricular; mientras que la educación se mueve a partir del deseo de saber propio del individuo y con independencia de los afanes progresistas. El sistema educativo promete ser alguien en la vida, un lugar en la sociedad piramidada, progreso personal; la educación no promete nada. Y en tercer lugar, el sistema educativo requiere ampliación y expansión constante de sí mismo a fin de, por una parte incluir más personas en la pirámide, y por la otra cubrir las necesidades de consumo de aquellas personas que ya están integradas en la pirámide; mientras que la educación es una relación limitada, en tiempo y en espacio, al maestro y al discípulo, relación que no pide más que la propia naturaleza de ambos. O en otras palabras, mientras el sistema educativo exige escuelas, universidades, funcionarios administrativos, acadestrativos, uniformes escolares, pizarrones, pizarrones electrónicos, TIC’s, bancas, enciclomedia, conferencias magistrales, cursos con el reconocido catedrático extranjero Dr. Fulano de Tal, discursos, inauguraciones, cortes de listón, acarreos, corbatas, aplausos, celebraciones del mes de mayo, periódicos murales, homenajes a la bandera cada lunes, secretarias petulantes y tejechambritas, diplomados, certificaciones, posgrados, cuerpos directivos, pompas propias de los cuerpos directivos, besamanos, trámites de titulación, servicio social, transporte escolar, cooperativas que administren la venta de alimentos al interior de los establecimientos escolares, legislaciones especiales sobre los alimentos que se pueden vender en las escuelas, contrabando de alimentos prohibidos en las escuelas, especialistas en nutrición que generen programas de investigación sobre lo más conveniente para la alimentación infantil en las escuelas, institutos de investicación multiculturales, interdisciplina, transdisciplina, investigadores fuleros, exámenes únicos de admisión, contratación y preparación del personal que aplicará los exámenes únicos de admisión, supervisores de zona y área, prefectos, exámenes extraordinarios, coordinadores, una y otra oportunidad para acreditar asignaturas, recursamientos, sobornos para acreditar asignaturas, pase automático, personal de seguridad -tanto oficial como clandestino (porrismo)-, administradores, auditores, personal de intendencia, sindicatos democráticos, elecciones democráticas de representantes sindicales democráticos, propagandas de candidatos democráticos a dirigir sindicatos democráticos, desayunos democráticos con el democrático líder sindical, permisos a los agremiados al sindicato democrático para faltar a su trabajo y asistir a rendir pleitesía a su democrático líder sindical, emplazamientos a huelga democrática por los democráticos agremiados al democrático sindicato, amenazas de huelga por parte de los cegehaches, paros democráticos, grillas democráticas, universitarios guerrilleros comprometidos con las más puras causas del corazón de la nación, lucías morettes, perredismos y muchas cosas más; la educación sólo pide el deseo del saber. ¿No será, por tanto, que adulando nuestra malsana obsesión por el gigantismo nos fingiremos libres del desastre al ser aplastados por la inflamada pirámide del sistema educativo?

Námaste Heptákis

Coletilla: Creo que hacen mal los que aminoran el peligro que representa la confirmación de Andrés Manuel López Obrador como contendiente en las próximas elecciones presidenciales, pues contrario a 2006 la institución electoral está descalificada, la situación económica es más desfavorable, la violencia ha restado confianza en la efectividad del Estado, ¿no es el caldo de cultivo idóneo para el advenimiento del populismo? Además, seguimos pidiendo la liberación delAuditorio Justo Sierra, tanto en el blog como en Facebook.

Anuncios