Supongo que entonces así es como se siente la derrota. Esa sensación indescriptible que ataca cada uno de los espacios de tu cuerpo, incluso los que no sabían que existían. Se siente rarísimo, un hoyo enorme que parece que te tragará. Qué mejor que así fuera.

                                                                        *

Cuando Pandora cerró la caja que permitió escapar a todos los males, impidió la salida de la única cosa que podría ofrecernos consuelo: la Esperanza.  No perdamos de vista que se hallaba guardada con el resto de los males, la Esperanza es uno de los peores, sólo lleva a creer posible lo que en realidad es en demasía incierto. Qué mejor que la dejara encerrada.

                                                                        *

Ya te derroten en un partido del Mundial, en una lucha de dedos, en el amor o en un volado. La sensación, en mayor o menor medida,  es similar. Sólo quieres tomarte y arrojarte a un lugar lejano, donde habiten solos tú y tu soledad habitual.

La cigarra