Yo

no sé

de cierto

qué desierto

has elegido,

ni si es acierto el verte

–Cual triste Mariposa

que en saliendo de su seda.

lamenta no más ser oruga-

incapaz de adaptarte a los cambios

y reveses de la vida y el azar.

como si el tiempo hubiera pasado en vano

.                   te conformas con pasar por indefensa

.                   cuando alegas propio de la amante intensa

sufrir por tu amor, sufrir pleno verano.

ni tus alas tatuadas en la espalda,

ni las ínfulas de liberada,

ni las muchas razones que das,

no esperes que obren milagros

que sin cambiar las cosas

no esperes mejoras.

Resígnate, que

si la cosa

no es de tí

menos

de él

Anuncios