En sentencias cae el paso del extraño.

Ronda la duda,

viaja la  caricia sustraida.

Pasos recorren el piso.

Tocan la puerta,

con las manos vacias…

con la mirada en blanco…

con la boca seca de la andanza,

agrietan al sol a diario…

insisten.

Dos mujeres se aproximan.

Una , dos.

Llegan con las manos llenas,

en la mirada traen llagas

de la noche dentro de una mañana.

Las colillas en la orilla

y dunas de cenizas.

El perro de una esquina baña el sol con su presencia.

La basura de una fiesta adorna la cama.

Un condón usado grita sus aventuras nocturnas.

Los paso congelan el tiempo…

Los extraños nunca se conocen,

las conocidas se decifran en misterios,

las viejas caminatas vierten líquidos de sudor por el oriente.

Y dentro del viento hay sabor a sequía…

Ayer hubo día.

Hoy hay noche.

Mañana una mañana.

(2002)

Anuncios